jueves, abril 21, 2005

Más del "Cole"

Había comentado que el Colegio estaba en remodelación, algo que llamo mi atención fue la cantidad de bolsas con "medallitas" que vaciaron en los cimientos del nuevo edificio, a poco creían que así iban a estar protegidas? Bueno tal vez era solo para que el cemento fraguara de mejor manera. Por esos tiempos las religiosas andaban apuradísimas rifando un auto y haciendo colectas para la obra; supongo que les iba bastante bien ya que construyeron prácticamente un conjunto de edificios, cambiando mobiliario.
Era divertido cuando ellas se ocupaban de asuntos de fiesta y dinero, porque no había clases, eso sí, nos mandaban 2 o 3 veces al día a misa para entretenernos, la Iglesia de María Auxiliadora quedaba en medio de los dos colegios ( el de hombres y el de mujeres) y como los padrecitos también gustaban de andar de argüenderos organizando las misiones, las fiestas de la iglesia, las pachangotas y comilonas que se daban en honor de cualquier visita eclesiástica.
Todas pulcramente uniformadas con nuestras batas azul marino almidonadas abajo, muy abajo de la rodilla y nuestros cuellitos impecablemente blancos rematados con encaje, bueno hasta aquí nada de extraño, en cualquier colegio religioso se vestía, se viste y supongo se seguirá vistiendo igual, llámese México o demás países, siempre será lo mismo.
Asistíamos con un fervor increíble, pero no pienso que ese fervor haya sido por escuchar los sermones del padre, sino por ver a los muchachitos del Colegio "Renacimiento"...
A quien se le habrá ocurrido la genial idea de crear colegios para mujeres, separadas de los hombres? Sería acaso para no causar tentaciones? Para no caer en el pecado? Pero que no dicen que lo prohibido es lo más rico? Entre más pienso en un colegio no mixto, más convencida estoy de que es factible que se dé el homosexualismo y el lesbianismo al no tener opciones naturales donde elegir.
Aunque éramos custodiadas por una monjita con un solo ojo, que encerraba un aire misterioso y medio macabro ( en varias ocasiones llegue a soñarla quitándose su ojo de vidrio, mostrándome su cuenca vacía! Sobra decir que me despertaba aterrorizada) porque nunca sabíamos cual de los dos ojos era el verdadero ya que usaba unas gafas de fondo de botella que le distorsionaban el aspecto de los mismos, la famosa Sor Esther...
Ella impartía mecanografía en un salón lleno de máquinas antiguas "Remington" y "underwood" en las que teníamos que enrollar y voltear manualmente las gastadas cintas bicolor, la recuerdo muy bien con su uniforme color gris, muy menudita y bajita (creo que era de las pocas religiosas que guardaban ayuno o quizá era anoréxica vaya eso nunca lo sabré) canosa, calculo que de unos 55 años, con una voz tenue y pausada al hablar, pero para mi gusto particular una de las más exigentes, bueno cabe decir que yo de buena alumna es esa época tenia lo que ahora de atleta, más en materias que no me agradaban como la taquigrafía y la mecanografía.
Me sorprendía como Isabel una niña muy bonita traía las uñas de un metro y lograba escribir perfectamente todas sus transcripciones, quizá las hacia en su casa! Como muchas de nosotras que solo acudíamos a picar las teclas con una velocidad increíble, al final nunca nos recogían los ejercicios y sacábamos nuestras hojitas llevándolas con nosotros. Si admito que éramos tramposas, pero bueno al menos de eso se me aflojaron los dedos y aprendí a escribir en máquina.
Vaya que pague caro mi flojera de esas clases, pues resulta que al terminar un curso debíamos entregarle un álbum con todos los ejercicios que habíamos realizado en el año! Yo tenia guardado creo que uno, los demás los utilizaba para escribir al reverso mis "poemas" y hacer dibujitos de "Snoopy" así que me cayó como bomba el trabajo pues en un fin de semana creo que no me levante de la máquina de escribir en 12 horas por día durante el viernes, sábado y domingo, además de las portadas que tenia que incluirle y mandarlo a empastar!
Lo mejor (o peor?) Tenía que rotular cada hoja con mi nombre, el nombre de Sor Esther "Gimenez" y foliarla ja ! ja! Sí! La muy estúpida e ignorante de mí a la edad de 13 años escribí Jiménez con "G" unas 180 hojas aun lo recuerdo y ahora muero de risa pero en aquella época risa era lo que menos tenía, puedo imaginar la cara de asombro de mi padre al entregar el trabajo y la cara de la monja reclamándole que era JIMENEZ NO GIMENEZ y la vergüenza de mi padre por ese error ortográfico de mi parte! Aclaro que nunca más he vuelto a escribir "gimenez" y siempre que escribo ese apellido recuerdo la regañiza que me pusieron en casa, pero más recuerdo que tuve que volver a repetir absolutamente TODO el librito.
A pesar de esto nunca le guarde malos recuerdos a Sor Esther, porque conmigo siempre fue amable. En parte debo agradecerle que ahora cuando tengo alguna duda sobre como escribir una palabra, la consulto antes, claro no siempre pero lo intento.

De las pocas amistades que tuve de los muchachos del "Renacimiento" esta mi amigo Enrique, no recuerdo muy bien como lo conocí, supongo que en alguna misa, en algún descuido de Sor Esther, donde era un verdadero ir y venir de cartitas y recados. No, no fue mi novio, jamás le vi más que como amigo y le guardo un aprecio muy especial, porque era todo un caballerito de 14 años, que muchas veces me acompaño a tomar mi autobús, que me regalaba libros de "los pitufos" de los cuales aun conservo uno, me hablaba seguido a la casa y cuando crecimos llegamos a salir un par de veces, después el se fue a España y lamento contar que nunca supe más de él, pero que me encantaría tener noticias suyas.

Terminando la secundaria muchas decidían ( o más bien sus papas) meterse a la prepa que estaba en el colegio "Renacimiento" y cuyo nombre por más que escarbé en mis pensamientos, mis dos neuronas no quisieron soltar. Claro esta ya era mixta, como era de imaginarse no faltó la joven católicamente educada que salió embarazada el primer año y hecho a perder su vida, bueno no solamente ella sino el joven también.

De las misiones de semana santa recuerdo ir a "Xoco" donde los salesianos tenían un terreno enorme de una "donación" y de ahí salíamos a impartir catequesis al pueblito del mismo nombre, lo divertido de este asunto era que dormíamos como 20 alumnas en una especie de casita, así que las noches se convertían en verdaderas “pijamadas” llenas de historias de terror, aunque era cansado, pues dos semanas de desveladas y de pararse temprano a bañarse con agua fría (supongo que para sacudirnos los demonios que lleváramos dentro) ver películas sobre la vida, obra, pasión y muerte de Jesús, escuchar platicas de sacerdotes que nos echaban miradas libidinosas de repente y convivir con monjas que habían guardado el hábito por un vestido sencillo, pero como ellas le denominaban "alegre" Cantar y cantar, rezar y rezar, comer poco, platicar menos durante el día y tener que soportar de repente los comentarios hirientes de las monjas, siempre estaban criticando a tal o cual alumna, intrigando entre nosotras para que no hiciéramos amistad sincera con nadie.
Bueno con esto ahora entiendo que ya pague mis culpas y me he ganado el cielo, en tres años me tocó vivir tantas cosas en ese mundo lleno "dizque" de amor al prójimo, donde las amenazas de que el demonio se apoderaría de nuestras almas, eran mas constantes que una demostración de bondad y de sencillez.
Donde el dedo amenazador de las religiosas vociferando: DIOS TE ESTA VIENDO! Era más asiduo que una franca sonrisa...
Esa frase incluso se ha vuelto parte de mi vida y de muchas otras, algo modificada que reza:
PERO HAY UN DIOS.....

Besos

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Aqui o en donde escribas siempre seras grande, lástima que no te supieron apreciar en los foros baratos. Pero sigue adelante tienes mucho que dar.

9:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home